martes, 10 de noviembre de 2009

Estilos de enseñanza

Hoy tuve una gran diferencia en relación a cómo educar/formar alumnos. Todavía en los colegios se siguen viejos sistemas de "demostración". Entiéndase una carpeta para que los padres vean que hacen algo. Ahora, ¿es ese el único modo de enseñar? ¿Los padres son tan retrógrados que por ver unas hojas escritas (quizá copiadas a desgano del pizarrón o dictadas a fuerza de lograr silencio)consideran que los chicos aprenden? Me sigo sorprendiendo. El aprendizaje, en primera instancia no es instantáneo, y es un proceso maravilloso que pueda comenzar en el aula como disparador inicial de algo que ha de completarse muy probablemente en ausencia del docente (hay que bajar un poco el narciso y aceptar que uno es un humilde vehículo de transmisión, que intenta abrir puertas para que ellos atraviesen o no. Quizá no es el momento, queda entornada y más adelante la abrirán).
Ahora, pretender que por escribir varias hojas los chicos "trabajaron" me parece cuanto menos absurdo. ¿A quién hay que "demostrar" esto? Como padres vamos viendo el producto de los sembrado con nuestros hijos a través del diálogo, conductas, actitudes, etc. Es bastante más complejo que abrir una carpeta y ver "cuánto escribieron". Cuán limitada esta apreciación, de cuánta maravilla se pierde. El compromiso de estar parada frente a un grupo de jóvenes excede con creces el simple conformismo ajeno. Es una instancia superadora en la que se ambiciona sacar lo mejor de cada uno, que ellos mismos se sorprendan de lo que son capaces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada