lunes, 21 de diciembre de 2009

El día más largo del año, equinoccio de verano... bah! (engañoso)

Alóóóó, el viaje sigue por más que la bitácora no esté al día. Si bien hace tiempo que no registro qué anda ocurriendo, garantizo que la vida se ocupa de hacer maravillas en este viaje, imposible aburrirse. Quisiera que no sea imposible escribir, y ha sido un diciembre tan torbellino, que me costó mucho acomodarme. Dejé registrado en el reverso de algún ticket de compras, o en una libretita preciosa que me acompaña, ideas, títulos y rótulos de pensamientos que pensaba compartir.
NO SE SALVARÁN, pues con el tiempo que no tuve hasta ahora, los recopilaré e intentaré reflejar viejos sentires. Hoy retomo con el comienzo del estío, el día para mí fue realmente largo, no sé si tanto como para el calendario, pero a las 6 y media de la matina estuve quietecita en el auto esperando que abran la puerta del Hogar de Niños. Conté en otra oportunidad el proyecto de las Cajas de Navidad, (Siempre prolijito, 27/11)finalmente hoy se pudo concluir. Con algún que otro mal entendido en el medio, el producto final ha sido positivo, se entregaron veinte cajas. El sábado a la noche viajaron seis hermanos que alli vivían a Córdoba para ver cómo es eso de compartir en familia, en este caso con una abuela. Cada uno recibió tamañas cajas con regalitos armados por alumnos de 12 y 13 años, desde pelotas compradas con el aporte voluntario de cada uno, pasando por ropa limpia, perfumada y planchada como nueva, hasta bolsas de golosinas elegidas por los chicos. Ha sido un recorrido muy enriquecedor y espero alegre los corazones de niños que quiero mucho (casi los nombro a todos, pero lo dejo para otro escrito).
El resto de los chicos no debería saber de las cajas hasta la Nochebuena, pero al ver la de los viajeros..., más de uno sospecha. Como dijo mi mamma, "si se perdió la sorpresa, que no se pierda el verdadero sentido del trabajo" y ahí encaminé mis últimos esfuerzos.
Ando vieja y poco ducha de blog, me fui por las ramas y nada dije del verano.
Ahí voy por otra entrada.
El Hogar de Niños del Milagro, ubicado en Pilar, alberga 16 niños que no pueden vivir con sus familias por diversos motivos, dolorosos por cierto. Hasta el sábado eran 20 (capacidad máxima), pero los seis hermanos redujeron enormemente el bullicio y la diaria del hogar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada