sábado, 9 de enero de 2010

Duermo frente a una albizia

Estoy tan contenta con la casa en la que vivimos... Además ahora estoy de vacaciones escolares (sigo escribiendo, pero es el trabajo que más me gusta) y puedo disfrutar de las distintas horas y tantas cosas que me gustan de mi hogar. Entre ellas, la vista que tengo desde mi cama, es un placer. Gran profundidad de verde y muy cerquita una acacia de Constantinopla (albizia julibrissin, árbol de la seda, parasol de la China, acacia persa o taperera). Ahora escribo sentada debajo de ella. Una madre estadounidense, comenzó este año con un proyecto muy interesante: fotografiar un árbol de su casa todos los días para ver la evolución de las estaciones a través de él (http://artfamilymilkandlove.blogspot.com/). Al igual que varios artistas, recuerdo a Rockwell que muestra las salidas de un nieto con su abuelo en las cuatro. La música de Vivaldi, entre otras que invito a los lectores a completar.
Sin necesidad de registrar la imagen, iré acompañando los cambios con la primera mirada del día, ¡qué enorme privilegio! Poder ver el paso del tiempo en la copa de los árboles, porque el cuarto está en un primer piso, y justo da al follaje.
El paso del tiempo..., da para escribir tanto...
Otro tema que dejo para más adelante, es el hecho de salir o no salir de casa, con los pro y contras de cada uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada