miércoles, 30 de junio de 2010

Cerca de la gente

Hoy tuve la suerte de escuchar por radio una entrevista que hizo Tenembaum en radio Mitre a Lucía Topolansky, senadora uruguaya que está casada con Pepe Mujica, presidente de ese país (primero ella fue elegida senadora, valga la aclaración). Cuánta sabiduría destilaban sus palabras. Comentó que su marido en la mañana de hoy se ocupó de llevar a la perrita al veterinario. El periodista cuestionó si estaba bien que alguien que debe resolver cuestiones de estado, se ocupe de algo tan sencillo.
La mujer, que tiene una parsimonia digna de quien alcanzó un elevado nivel espiritual, una paz superior, mostró su desacuerdo con admirable calma. Explicó que si las personas que llegan al poder, que deben conducir los destinos de un pueblo, se alejan de él, es difícil que puedan representarlo. Considera importante que se siga palpitando la sensación de la calle, qué le pasa a las personas comunes. Agregó que ellos anhelan nunca dejar de serlo, para poder entender. Qué verdadero concepto de la política como servicio, un arremangarse para trabajar a la par de los otros, los que los votaron y los que no.
Finalmente coronó con el relato de una experiencia con compañeras de celda. Fue presa política en su país y en aquellos años de plomo, llevaron a dos argentinas del grupo Montoneros. Con una anécdota sencilla, que con gran altura esquivó el morbo y victimización, sintetizó como nadie qué es ser peronista. Para ella es fundamental entenderlo para poder abordar la historia y realidad argentina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada