domingo, 29 de marzo de 2015

Gratitud o consideración

Entre que me disponía a escribir y ahora recibí una llamada de la persona que despertó esta pregunta: ¿me siento víctima de la ingratitud o la desconisderación? surgió a partir de un mensaje de Whatsap. Cómo es el tiempo que va aclarando o curando las cosas, desde que finalicé el diálogo por teléfono hasta ahora, lo veo tan distinto, casi que no le encuentro tanto sentido al escribirlo.
Soy una persona muy grata, valoro tanto tantas cosas recibidas, legadas, aprendidas, construidas. Ahora el mundo no tiene por qué serlo y acepto a esta amiga más allá de cómo maneje este punto. Desde el año pasado anda bailando por un trabajo que surgió por un contacto que tengo y al que le pedí por favor una mano porque su familia estaba muy necesitada, y ella sobre todo después de haber vivido una tragedia familiar.
La concreción se dilató más de la cuenta y ya pensábamos que no salía, sin embargo esta semana comenzó y me mandó ese dichoso mensajín diciéndome que había arrancado ayer, que la llame para que me cuente. Tan mal me cayó que no le respondí y hoy me inquirió preguntando si yo estaba bien, que por qué no respondo los mensajes de WA. Aclaré el lugar que ocupan este tipo de mensajes en los vínculos, y evidentemente no coinicidimos, para ella tienen mayor trascendencia que para mí. Ya casi estoy orgullosa de dos amigas que no tienen la aplicación ¿hemos enloquecido los adultos que llegamos a confundir tanto como para generar problemas A TRAVÉS de WA? Evidentemente sí. La otra disparidad es el lugar que cada una le da a este trabajo, para ella no es tan relevante (cuando todo comenzó parecía que sí, pero es comprensible que el desgaste del tiempo y la incertidumbre, hayan limado el entusiasmo inicial) y para mí "era" importante. El tiempo verbal responde a que ya no es más tema mío, cumplí con mi objetivo gracias a la generosidad de la familia de una antigua profesora de la secundaria. Con qué gusto digo: "punto final".
El amor que nos tenemos descarto soportará este traspié, pero a mí en lo personal me agotó. Descubrí muchos recursos manipuladores desde el verano y me quiero proteger, no me interesa más (1) cuidarme de mis vínculos más cercanos. Espero el tiempo vuelva a nivelar, aquietar, ordenar y se pueda retomar el vínculo fortalecido, si bien no soy tan optimista, dejo la última carta al futuro.
En un momento me llegó a jurar por su hijo que ha sido asesinado, dudó de mi alegría porque se haya concretado la posibilidad laboral y quiso poner de testigo a otras mujeres para dar fuerza a sus dichos. Si ella cree que yo tengo tan poca credibilidad en su palabra... en fin. Yo le creo, pero ya me empecé a cuidar. Habrá que ver con el correr del tiempo qué pesa más, si estar a la defensiva o la posibilidad de transformar mecanismos que considero nocivos para cualquier vínculo.

(1) el "más" responde a un enorme y profundísimo quiebre vivido en la última Navidad con mi familia de origen, creo que insalvable. Un dolor que aún no comprendo cómo puedo sobrellevar tan bien. Me explayaré en otra oportunidad, será muy necesario.
Creo que uno habla más a través de los actos que con las palabras, con la conducta que con las expresiones verbales.
He dicho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada