domingo, 16 de mayo de 2010

¿Prohibir?

http://www.ricardoleon.com/Prohibido%20Tocar%20de%20Ricardo%20Leon.jpg
Comparto hoy la letra de Eladia Blázquez "Prohibido prohibir". Si nos ponemos muy meticulosos es capciosa la frase, pues el enunciado inhabilita la prohibición, en nada podría ejercerse la prohibición. Dejo de lado la lógica y me quedo con la poesía.
Hace unos días se comentó en los medios el caso de una chica de diez años que sufrió mucho por un gurpo de fans que se armó en Facebook, algo así como que "Odiamos a tal". Se publicaba con nombre y apellido al sujeto del odio. Todo orquestado por niñas de esa edad y esuché en radio a la madre de la damnificada. Compartió su decisión de darle difusión masiva a un caso particular, poniendo en el tapete el mal uso de una herramienta informática. Surgieron voces a favor y en contra y la posibilidad de "prohibir" cierto uso de la red social.
Parece un juguete nuevo, que todavía no se tiene en claro muy bien su utilidad y alcance. Parece que en Estados Unidos los menores no pueden tener una cuenta en Facebook. ¿Será limitando el uso que se aprende? Sin duda que los límites dan marco a los niños para crecer, ¿pero quién es el responsable de dárselos? No tengo muy claro cómo, pero la propia red recibe denuncias y en varias oportunidades ha clausurado gurpos de fans. Habría que indagar en las condiciones de uso. Pese a mi enorme resistencia (escribí aquí algo de eso, "No sé por qué, pero me resisto"), voy a acceder a Facebook, básicamente para no alejarme tanto de las nuevas generaciones, que lo tienen como un elemento más de la cotidianeidad. Yo tengo tantos, que sinceramente me cuesta sumar uno más, pero adaptación se impone.
Volviendo al caso de una agresión cibernética, parece que perpetrada por pares, ¿no será mejor desarrollar habilidades en los chicos? Han de convivir con esta realidad, más vale se fortalezcan y aprendan no sólo buenos modales, sino una mejor calidad humana. Tanto en la vida diaria como en la red de redes, que forma parte esencial de ella.
Con yapa poética incluida me despido.

 Prohibido prohibir.
No se puede prohibir, ni se puede negar
el derecho a vivir, la razón de soñar...
No se puede prohibir, el creer ni el crear,
ni la tierra excluir, ni la luna ocultar...
No se puede prohibir, ni una pisca de amor,
ni se puede eludir que retoñe la flor...
Ni del alma el vibrar, ni del pulso el latir,
ni la vida en su andar... No se puede prohibir.

No se puede prohibir, la elección de pensar
ni se puede impedir, la tormenta en el mar...
No se puede prohibir, que en un vuelo interior
un gorrión al partir, busque un cielo mejor...
No se puede prohibir, el impulso vital,
ni la gota de miel, ni el granito de sal...
Ni las ganas sin par, ni el deseo sin fin
de reir, de llorar, no se puede prohibir.

No se puede prohibir, el color tornasol
de la tarde al morir, en la puesta de sol.
No se puede prohibir, el afán de cantar,
ni el deber de decir lo que no hay que callar...
Sólo el hombre incapaz de entender, de sentir
ha logrado, al final, su grandeza prohibir,
y se niega el sabor y la simple verdad,
de vivir en amor y en total libertad...
Si tuviese el poder de poder decidir...
Dictaría una ley... ¡Es prohibido prohibir!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada