martes, 20 de abril de 2010

Cumplir diez

Ayer festejamos en familia los diez años de mi hijo menor. Pregunté a los adultos si recordaban sus diez años, algunos más otros menos, no faltó quien no relate alguna anécdota de aquel entonces; uno aludió a tinteros de porcelana en cada pupitre escolar y un hombre con delantal que repartía tinta para que puedan mojar la pluma. Yo arranqué con lapicera con cartucho (303, Sheaffer o Parker, según el bolsillo familiar). Los más habían ido a colegios del estado y sus hijos actualmente estudian en privados. Cuando mi hija me miró con cara de "no aguanto más estas conversaciones vetustas...", le dije que era muy importante para ella escuchar(calculo que a partir de eso le interesó menos la charla).
Es impresionante cómo cambió todo de una generación a otra, de padres a hijos, es un abismo que en alguna oportunidad comenté en el blog. Nó sólo los recursos tecnológicos (que modifican los vínculos y relaciones sociales), también la realidad política, el entorno... Un invitado, que mandó a sus tres hijos a colegio privado durante la primaria, fue a inscribir a uno de ellos cuando empezaba la secundaria al colegio donde él había estudiado. Huyó despavorido al verlo después de tantos años: no era el mismo.
Si bien aquí puede haber una intevención personal de los recuerdos que finalmente representan algo tan subjetivo que quizá diste mucho de la realidad. El caso es que no quiso que su hijo estudie ahí, cuando lo que más anhelaba era que reciba lo mismo que él. Se mencionaron varias instituciones que en su oportunidad ofrecían excelencia académica y son realmente pocas las que mantienen ese nivel. En muchas se trafica y consume droga, no se respeta a los docentes y directivos, por citar sólo algunos de los tantos problemas (ni hablar de los paupérrimos presupuestos).
Siento que este es el verdadero flagelo de nuestra patria, habiendo tenido escuelas de lujo, hoy es una lotería el curso o docente que le toca a nuestros hijos. Algunos seguimos haciendo malabares para poder pagar un colegio privado. Los que no, harán lo imposible por obtener vacante en las cada vez menos que mantienen el nivel de los viejos tiempos.
Feliz cumple Juan, espero no te hayamos aburrido tanto como a tu hermana...

No hay comentarios:

Publicar un comentario