martes, 27 de octubre de 2009

No sé por qué, pero me resisto

El título de hoy lo comparto avergonzada. Dude en hacerlo, pues no quIsiera que este espacio se transforme en un confesinario. Sin embargo la transparencia tiene que ver con esto, mostrarse una tal cual es, con virtudes y miserias (bien por el orden, es una evolución, hace no mucho, marcaba primero las miserias: EL CAMBIO ES POSIBLE). Evidentemente el título me parece más digno de bochorno que otra cosa. No termino de recordar frente a qué pensé, "no sé por qué, pero me resisto", mepa que tenía que ver con algo tecnológico. Un gran signo de falta de plasticidad y agilidad cronológica es la resistencia al cambio, y el avance del desarrollo tecnológico tiene mucho que ver. La generación que me antecede ha debido luchar por adaptarse al control remoto (que no se intente sacar uno de manos arrugadas, porque será más fácil obtener la dentadura). Sin embargo, antes de manejarlo, se temía.
Escribiendo, pienso que quizá el miedo es al "descontrol", que si yo no manejo algo, eso terminará haciéndolo conmigo. Cómo somos los humanos a la hora del control, en mi caso personal no aspiro a controlar a nadie, pero sí a que nadie lo haga conmigo...
Entonces me quedo con lo de resistir, me parece de gran valor poder hacerlo, habla de valentía, sostener una idea más allá del entorno y las circunstancias. Tan válido como modificarla cuando aparece una superadora, sino ya sería soberbia. Y el "no sé por qué", mepa que tiene algo de eso. Se puede justificar alguna que otra vez por una cuestión intuitiva, pero primero prefiero escuchar abiertamente, y si la situación lo justifica, sí resistir. Confieso que la del domingo evidenció más una debilidad mía que otra cosa, y me sonó tan feo el pensamiento "no sé por qué, pero me resisto" que lo comparto y lo utilizo de alerta. Jamás quisiera estar en un lugar tan cómodo que por nada me movería de él, y hablo desde lo simbólico. Como dice mi amado, "el cambio es vida", y yo agrego, "la vida es movimiento".
En relación a la resistencia, la sigo más luego, pues hoy tuve una experiencia muy rica en el colegio: encontré tres profesoras que se resisten a la mediocridad y la sensación de estar vencidas. Nos unimos y propusimos un cambio, ¡¡¡¡¡¡ARRIBA!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada