martes, 19 de enero de 2010

Qué suerte que lo ví

Yendo y viniendo esta mañana, veo a un hombre en un moto a contra mano. Justo doblaba y pensé cuán chiflado estaba por andar así. Reparé más en él, y venía haciendo equilibrio pues tenía un enorme ramo de flores que casi no le permitía manejar el manubrio: envueltas en celofán con una base colorada impresionante (tanto que tardé más en ver las flores que el envoltorio...). Se me ocurrió que estaba haciendo reparto, pero preferí imaginarlo enamorado. Cruzando calles locamente haciendo honor a una de las mayores características del amor: lo irracional.
Seguí en el fulgor, pero no quise dejar afuera de diarialavida este chispazo. Cuántos se nos cruzarán por día y quizá ni reparamos. Entonces me acordé de una propuesta que leí en la revista Tigris: un calenadrio denominado 365 razones para vivir (en realidad lo son para levantarse cada mañana), cada día estaba dedicado a una. Averigué en la web y dí con el sitio más que recomendable de María Mullen (www.365razones.com.ar). Abrió la propuesta y la gente escribió sus razones personales.
Vale la pena darse una vuelta por el sitio, copio algunas como para tentarlos: “ Encontrarte con grandes amigos después de un tiempo y sentir que su abrazo sigue siendo igual ” , “ caminar descalza por el campo y bajo la lluvia ” , “ la sonrisa de mi hijo de 5 meses ” , “ viajar al colegio con papá ” , “soñar con ir a la India”, “ la sensación de haber logrado algo que tenías como imposible ” , “ gritar con el alma un gol de tu equipo y abrazarte con el melenudo de al lado ” , “ tirarse de bomba a la pileta ” , “ que te hagan reír en medio de lágrimas ” , “ bailar en un escenario ” , “ sonreír a un extraño ” , “ mirar fotos viejas ” , “ que te duela la panza de reírte ” , “ regalar algo y sorprender ” , “ aceptarte diferente a los demás ” , “que te hagan cosquillitas en el pelo ”, “ conocer a alguien en el día que no tenías ganas de salir ”.
Agrego algunas de las tantas, leí una que decía "cuando un abrazo dura más de lo esperado". Se me ocurre, "mirar a mis hijos cuando duermen", "en medio de un tumulto cruzar la mirada con H y saber que estamos conectados más allá de todo", "preparar valijas", "tener algo bueno por delante, antes que empiece", "el olor a café y tostadas", "mirar el cielo y desconectarse, aunque sea por un segundo, de TODO", "caer en la cuenta de qué es lo importante", "mojar los pies en el mar después de un año de mucho esfuerzo", "juntar piedritas con mis hijos", "reconocer que alguien tenía razón después de mucho tiempo", "que alguien de quien sopechábamos, nos sorprenda con mayor calidad humana que la nuestra", "decir finalmente la verdad", "enseñar algo", "aprender algo", "estar enganchada con un libro".
Bueno aflojo para que no se me queden dormidos. ¡Qué placer ver las fotos de María Mullen!, además de leerla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada